Desafíos virales, por qué los jóvenes los siguen

¿Gusto personal?, ¿Ayudar a otros?, ¿Presión Social? cual sea la razón, son los chicos los que mayormente participan en estos desafíos, restándole importancia a sus consecuencias e implicaciones, y cada vez son más los que se unen a éstos marcando tendencia.

Desafíos que sobrepasan el entendimiento

Los desafíos virales se han vuelto además de comunes, peligros y absurdos, rayando en lo incomprensible para la inteligencia y la razón humana, dejando ver que además de imprevistos son poco planificados lo que hace a muchos cuestionarse si en realidad surgen sin pensar o hay mentes perversas tras ellos, buscando perjudicar a los más jóvenes, por lo que resultan aún más preocupantes, incluso en distintos países muchos jóvenes han resultado gravemente lesionados y otros han muerto a causa de ellos.

Lo increíble de los desafíos es que aun resultando peligrosos logran cobrar popularidad y los jóvenes participan activamente en ellos, sin medir sus consecuencias se eleva como la espuma, aun cuando saben que pueden ser peligrosos y hasta mortales.

El preocupante auge de una cultura

Las redes sociales y el acceso masivo a ellas por el auge tecnológico, se ha combinado con la tendencia que trata de normalizar la práctica de desafíos entre personas de distintas edades, clases sociales y locaciones. 

Las redes sociales suelen viralizar y aplaudir el comportamiento que aunque absurdo, muevas masas virtuales, no importa si es peligroso, escandaloso o inapropiado, no son reflexivas e invitan a ganar popularidad a través de los seguidores lo que traducen como aceptación y permiten se mal interprete como correcto.

Los desafíos virtuales se han vuelto una parte más de la cultura web, algunos tienen un propósito de cooperación para recaudar fondos, otros de concienciación para informar sobre alguna enfermedad, síndrome o problemática, otro simplemente buscan a través de la insensatez juvenil aprovecharse de imponerse para ganar popularidad, sin importar a costa de qué lo hagan, como pasó con los controversiales Fire Challenge, la Ballena azul y el reto de Momo.

Padres, familias enteras, educadores, la sociedad misma y asociaciones de profesionales han expresado su preocupación, y cada uno desde sus propias trincheras ha hecho la guerra a éste tipo de desafíos, sin embargo, no se ha evitado que algunos salgan heridos y otros hasta pierdan la vida lamentablemente, pero ésta es la parte de los que se preocupan, solo que no es una realidad absoluta y es alarmante que aún muchos les sigan restando la importancia a su auge y a sus consecuencias.

¿Por qué ha aumentado la participación de los jóvenes en los desafíos virtuales?

La causa del aumento de los desafíos visuales dependerá de la perspectiva que cada sociedad trate de darle, sin embargo el auge de la tecnología y la posibilidad de poder llegar al resto del mundo a través de las redes sociales hace que los jóvenes hagan cualquier cosa para lograr su tiempo de fama o gloria en la internet.

Lo único cierto es que los desafíos virtuales han ido haciéndose más famosos, peligrosos y perturbadores, dejando hasta la vida por un poco de fama aun cuando no la puedan disfrutar, lo que hace que se consideren irracionales.

Los más jóvenes buscan establecer su identidad en las redes y suelen sentirse ampliamente atraídos, principalmente porque son los mayores usuarios de las redes sociales y quienes más tiempo pasan en línea, además los comportamientos más peligrosos les resultan muy propios porque la rebeldía es característica de su edad.

Los desafíos se muestran como si nada peligroso pudiera pasar ya que los retos son hechos a través de videos, donde los retadores los cumplen de forma exitosa, sin embargo, esa no es la realidad que se presenta para muchos jóvenes que creen que podrán imitarlos sin correr peligro y resultan heridos o muertos.

El bullying es otra causa, los jóvenes que son acosados por sus pares se involucran en los desafíos virtuales buscando dos cosas: Aprobación al cumplirlos o evitar seguir siendo molestados por no hacerlo.

La explicación amparada en la ciencia

Científicamente se puede decir que los jóvenes buscaran participar en los retos virtuales restándole importancia sus consecuencias porque no tiene la madurez cognitiva para medir las consecuencias a largo plazo de lo que pudiera sucederles, la corteza prefrontal cerebral se desarrolla en su totalidad a los 25 años y es la responsable del pensamiento racional, por lo que estarían actúan sin pensar o pensando que no pude sucederle algo que le dañe.

Los jóvenes buscan aceptación social, popularidad en su trato social directo y a través de sus redes sociales buscan incrementar y ampliar su fama, ganando likes y buscando que sus publicaciones sean compartidas.

El papel de los adultos

Los jóvenes tiene siempre adultos a su alrededor, queda de parte de éstos, sean sus padres, hermanos, abuelos, tíos o amigos, y por su puesto sus educadores, ayudarles a cuestionarse sobre los beneficios de participar en los desafíos virtuales e invitarlos a reflexionar sobre las distintas consecuencias que pudieran tener de hacerlo.

La mejor forma es llevándolos desde la empatía a cuestionarse sobre lo que su participación causaría y por su puesto advertir de los riesgos y peligros que muchos retos implican. 

Es fundamental que los padres sean amigos de los jóvenes en sus redes sociales, es una de las mejores formas de mantenerse atentos a lo que hacen, siguiendo sus publicaciones, manteniendo siempre su derecho a la privacidad. 

8 formas de ayudar a disminuir la participación de los más jóvenes en los retos virtuales

  1. Conversa con ellos de forma respetuosa y empática, mantén una actitud sin prejuicios y serena, recuerda que son jóvenes y tienen sus criterios personales, errados o no, ya tienen una razón de por qué hacen los desafíos.
  2. Invítalos a pensar y reflexionar, no causando pánico pero si mostrando consecuencias de distintas gravedades que podrían ocurrir, hazle preguntas claras y permite te hagan preguntas, no te niegues a responder por ser el adulto.
  3. Sigue y monitorea sus redes sociales, ve lo que publican y comentan para que tengas idea de las cosas a las que tienen acceso.
  4. No te apartes pero tampoco les asfixies, los jóvenes requieren su espacio privado, pero tu acceso a él debe ser abierto.
  5. Mantente informado sobre los retos y desafíos virtuales que están de moda.
  6. Incorpórate a los grupos de padres y de la escuela, la tecnología permite estar en contacto con los padres de su amigos o compañeros de escuela, también con los maestros o profesores, no olvides que la mitad del día o más los jóvenes están en el sistema educativo, aunque no acudas con ellos a clases es bueno saber su comportamiento.
  7. Guía a los jóvenes en la búsqueda de su identidad, averigua el valor que tiene para ellos el participar en los desafíos.
  8. Únete o inicia campañas en redes y presenciales contra la mal información, buscando mostrar a los jóvenes de sus espacios preferidos la consecuencias de los desafíos virtuales amenazantes, apóyate en estadísticas y datos reales 

Las redes sociales llegaron para quedarse y así lo que sucede en ellas, las generaciones más jóvenes buscan ir a la par de la tecnología, queda de parte de los padres, los educadores y la sociedad misma velar porque sean responsables de su uso y las aprovechen de la mejor forma.

Deja una respuesta